Nº 128 Miradas

Ojalá, en el día de hoy, recuperes tu mirada de niño

Los niños y niñas viven con una amplitud e intensidad que nosotros los adultos añoramos en lo más profundo de nuestro corazón. Nuestros pequeños, con su Alegría, desparpajo, sorpresa, ternura, vulnerabilidad, inocencia, imaginación… son el puente entre lo divino y lo humano. Están en pleno contacto con el Alma.

El adulto que en lugar de educar decide Cuidar el Alma de un pequeño, se ve invitado por la Vida a dejar atrás todo aquello que le impide vivir con plenitud, y así el cuidado de un pequeño se convierte en una vía de crecimiento y Alegría para ambos.

Cristóbal Gutiérrez Navas

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s